fbpx

Emma Watson, un ícono feminista

Emma Charlotte Duerre Watson​ nació el 14 de abril de 1990 en París, Francia. A los 5 años se mudó a Inglaterra donde ha radicado desde entonces. Además de ser actriz es activista social, modelo y se graduó de la carrera de Letras Inglesas por parte de la Universidad de Brown en 2014.

 

La mayoría de nosotros conocimos a Emma Watson por interpretar a Hermione Granger en la taquillera saga de películas de Harry Potter. Sin embargo, Emma ha sabido dejar en claro que la etiqueta de Hermione sólo fue una etapa en su vida y que ella es una mujer inteligente, talentosa y con mucho girl power.

 

Pero fue en septiembre de 2014 cuando su discurso como embajadora de buena voluntad de la ONU Mujeres la catapultó como uno de los más reconocidos íconos feministas. En ese momento Emma presentó al mundo una de sus iniciativas feministas más importantes, el #HeforShe. En este ambicioso proyecto se busca involucrar a los hombres en la lucha por la igualdad de género al mismo tiempo que se rompen los estereotipos sociales asociados a hombres y mujeres.

 

“No se habla mucho de que el hombre esté aprisionado en estereotipos de género. Pero puedo ver que también lo están. Y cuando se liberen las cosas también cambiarán para las mujeres”, dijo Watson en su discurso ante la ONU antes de explicar las consecuencias de este cambio en los patrones sociales. “Si los hombres no tuvieran que ser agresivos para ser aceptados, las mujeres no tendrían que ser sumisas”.

 

 

 

No es un misterio que a lo largo de los años Emma se ha dedicado a transmitir el mensaje de la igualdad de género, además, siempre ha buscado transmitir de manera muy pedagógica que el feminismo no es un arma con la que atacar a los hombres, sino que es una ideología que defiende que las mujeres tienen los mismos derechos que sus compañeros. Por ello, en sus discursos esta increíble mujer habla de ver a ambos géneros como “partes de un mismo espectro y no como dos ideas opuestas” para “dejar de definirnos por lo que no somos y empezar a definirnos por lo que somos como personas para poder finalmente ser libres”.

 

Así, cuando en 2017 estaba promocionando su película de La Bella y La Bestia recibió críticas por posar en una portada sin camiseta para un reportaje en Vanity Fair US, los comentarios sobre la incoherencia con sus discursos no paraban. Emma, siempre segura de su postura, puntualizó que la sexualización de un cuerpo es lo que no le permite a la mujer disfrutar su propia fisonomía y mostrarla sin miedo:

 

“El feminismo trata sobre dar a las mujeres la capacidad de elegir. El feminismo no es un palo con el que golpear a las mujeres. Es sobre libertad, equidad… Y realmente no entiendo qué tienen que ver mis tetas en todo esto”.

 

Ahora podemos entender porque su personaje de Bella no lleva tacones y corsé. Sin duda ha reformado el estereotipo de la princesa Disney.

 

 

 

Una de sus más recientes batallas en su legado feminista ha sido la de frenar el acoso sexual dentro de la industria del cine en Inglaterra. Para ello, y junto a muchas colegas, ha creado Justice & Equality Found (Fondo para la justicia y la igualdad), un fondo destinado a establecer una red de asesoría, apoyo y proyectos para perseguir los abusos en todos los sectores profesionales, una onda similar al movimiento Time’s Up (se acabó el tiempo) que surgió en USA.

 

Emma es tan chida que su feminismo ya está plasmado en las campañas de moda, un sector donde las diferencias de género se perciben de forma más explícita.

 

Sin duda Ms. Watson es y seguirá siendo un ejemplo para todas y todos.

 

¡Feliz cumpleaños, Emma!

 

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: