fbpx

Pablo Salas, compartiendo lumbre con un mexiquense de talla mundial

Pablo Salas es un mexiquense chingón que lleva tatuadas sus raíces en el corazón, por eso lo expresa a través de su gastronomía y sus ideales acerca de la riqueza de la producción local.

 

Originario de Toluca, siempre se desarrolló en el ámbito culinario y después de algunos años de estudio en el Centro Culinario Ambrosia, junto a sus padres fundó Amaranta, un sueño que empezó como un taller de repostería y que ahora se ha convertido en el restaurante que orgullosamente porta el apellido de «Cocina Mexiquense Contemporánea».

 


 

 

Pero, ¿qué es lo que llevó a Pablo Salas a perfilar en las tallas mundiales?

Puede ser que haya sido su sentido del humor, su carisma, su actitud frente a la vida y, claro, su talento creativo que ha superado cualquier barrera o estereotipo nacional.

 


Al chef Salas no le da miedo enfrentarse a los retos que supone el mundo de la cocina, por el contrario, siempre busca innovar conceptos y platillos para satisfacer al cliente y, desde su perspectiva, ese es uno de los puntos clave para entender el éxito de Amaranta.

 

 

 

Porque vamos, ¿quién diría que los huanzontles sabrían tan bien en croqueta? Si no estás familiarizado con esa hierba tan nutritiva y característica de la cocina mexiquenses, ahí has encontrado otra respuesta al renombre de este cocinero profesional.

 

“Todo lo que he aprendido es gracias a Amaranta que alguna vez fue rankeado entre los 50 mejores de Latinoamérica y pues, además, es considerado entre los mejores restaurantes de México año con año”.

 

En Amaranta la cocina se vive al estilo 100% local, porque todos los ingredientes que se ocupan en la elaboración del menú son muy únicos del Estado de México. La sopa de médula o las manitas de cerdo con vinagre ya son un clásico en este lugar, eso sí, el chef le da su propio toque especial y, en este caso, las últimas van preparadas en forma de carpaccio.

 


 

 

Las fronteras de Pablo Salas se han ampliado y cuenta con dos proyectos más que demuestran su imagen imponente a nivel nacional e internacional.

 

El primero es Público Comedor, un restaurante tipo cafetería de cocina mexicana mucho más accesible para los comensales donde no se necesita de reservación para visitarlo.

 

El segundo, también de cocina mexicana, está ubicado en Fort Lauderdale, Florida. Pablo viaja constantemente a dar consultorías y allá también se encarga de preparar un menú que mantenga vivas sus raíces y que ponga en alto el nombre de México a través de la comida.

 

 


 

 

 

Pablo Salas es uno de los 13 chefs mexicanos más reconocidos a nivel mundial, sin embargo, detrás de esa imagen imponente que doma el fuego y la sazón, también está el hombre agradecido con su familia por confiar en él y arriesgarlo todo para fundar la empresa de su vida que lo lanzaría a la talla mundial.

 

Amante de los tatuajes, de los perros y el relax después del trabajo, este mexiquense chingón nos demuestra que para alcanzar los sueños no hay imposibles.

 

 

 

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: